Tiempo en Capital Federal

36° Max 27° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 38%
Viento: Nordeste 35km/h
  • Domingo 17 de Diciembre
    Cubierto con lluvias19°   30°
  • Lunes 18 de Diciembre
    Parcialmente nuboso17°   24°
  • Martes 19 de Diciembre
    Cubierto19°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Sin ambulancia en la 21-24

En esa villa las emergencias son diarias, pero las ambulancias del SAME se niegan a entrar.

Por manuel-torino
Email This Page
9659678-ambulanciavilla390.jpg

Dicen quienes la frecuentan, que la Villa 21-24 es una ciudad den­tro de la ciudad de Buenos Ai­res. Adiferencia del resto de la Capital, a este asentamiento de Barracas la ambulancia no puede ingresar normalmen­te. Se trata de más de 40 mil personas ex­puestas a un grave riesgo debido al enfren­tamiento entre el gobierno porteño, del que depende el SAME(Sistema de Aten­ción Médica de Emergencia), y del gobier­no nacional, que maneja la Policía Federal. Hay ambulancias disponibles para atender las emergencias, pero el personal médico se niega a ingresar a la villa sin custodia po­licial debido a las sucesivas agresiones que sufren. Ante la complejidad de la situación, la Defensoría ya denunció la falta de res­puesta del SAMEante casos de chicos ac­cidentados de gravedad que debieron ser atendidos y trasladados hasta el hospital más cercano por sus maestros. “Una nena se intoxicó y perdió el conocimiento. Espe­ramos 45 minutos al SAME, pero nunca lle­gó. Al final la cargué en mis brazos y me la llevé al hospital”, relató el vicedirector de la Escuela Media N° 6, ubicada en el corazón de la villa. Y agregó: “Al llegar al Hospital Penna había cuatro ambulancias estaciona­das en la puerta”. “Nos llaman varias veces por día de la 21-24 por emergencias, pero lamentablemente la norma es que sin protec­ción policial, la ambulancia no entra”, confió el Dr. Luis Quinteros, jefe de guardia del Hospital Penna. En tanto, fuentes de la poli­cía deslizaron que sus efecti­vos no dan abasto para cus­todiar cada ambulancia que parte de urgencia al interior del asentamiento.

“No es cierto que no pres­tamos asistencia. Pero cuan­do se auxilia a una víctima, el equipo médico no debe ser la próxima”, se defendió, amparado en los protocolos internacionales de emergen­cias, el director ge­neral del SAME, Al­berto Crescenti. Su situación tampoco es fácil: al entrar a los asentamientos las ambulancias re­ciben piedrazos y disparos. En mayo una médica fue “gatillada” cuan­do interceptaron a uno de los móviles del SAMEpara ro­barle el equipamiento médico. Sin embargo, tanto desde el Ministerio de Salud como del de Seguridad, la respuesta fue la misma: la seguridad está a cargo de la Policía Federal. “Las ambulancias llegan hasta donde pue­den llegar. Lamentablemente, hasta tanto el gobierno de la ciudad no cuente con la Poli­cía Metropolitana en la calle, dependemos de la buena vo­luntad de la Policía Federal”, dijo un vocero del Ministerio de Seguridad porteño, quien aseguró que ya se hizo un pe­dido formal a la policía para reforzar la custodia de las am­bulancias. Uno de los referen­tes del asentamiento de Ba­rracas es el padre José María “Pepe” Di Paola. Su silencio­sa tarea social salió a la luz este abril, cuando fue ame­nazado de muerte tras haber difundi­do un documen­to del Equipo de Sacerdotes para la Pastoral de las Vi­llas de Emergen­cia, sobre el flage­lo de las drogas en la villa. “Es un pro­blema que ya lleva años. Cada vez que hay un accidente grave tardan mucho, entonces preferimos llevarlos en remís”, explicó a este diario.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario