Tiempo en Capital Federal

23° Max 17° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 45%
Viento: Este 26km/h
  • Martes 19 de Diciembre
    Cubierto18°   23°
  • Miércoles 20 de Diciembre
    Despejado19°   28°
  • Jueves 21 de Diciembre
    Cubierto21°   31°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Scioli y Macri, modelos en pugna

Las encuestas indican que habría entre Macri y Scioli, de cara al balotaje del domingo, una diferencia de entre 6 y 12 puntos a favor del candidato de Cambiemos, y que el nivel de indecisios ascendería al 11 por ciento.

Por Laura Mendoza
Email This Page
debate01

El domingo habrá un nuevo presidente. Y el lunes, todas las expectativas habrán cambiado, gane quien ganare. Si es verdad lo que pronostican las encuestas, el candidato de Cambiemos se impondrá por una diferencia de entre 6 y 12 puntos. Algo que, desde luego, está por verse. Esas mediciones dicen al mismo tiempo que el nivel de indecisos sigue siendo alto, de un 11 por ciento. No sería prudente, entonces, descartar un triunfo de Daniel Scioli.

Si algo claro dejó el debate del domingo 15 fue la diferencia entre un modelo y otro. El que representa al candidato del FpV lo conocemos. El que representa al de Cambiemos, lo sospechamos. El primero, básicamente, protege lo conseguido hasta ahora: extensión de derechos y cuidado del salario y del trabajador con un dólar a diez pesos en enero. El segundo, implica una devaluación brutal, del orden quizá del 50 por ciento. Con sus consecuencias, por demás conocidas, la peor de ellas es el achicamiento del salario y el traslado a los precios, una estampida inflacionaria contra el bolsillo. Significa además regresar al endeudamiento. Esto es objetivo y no implica el uso del miedo como herramienta proselitista.

La semana pasada, en la Unión Industrial, voceros del frente Cambiemos explicitaron el verdadero plan: unificar el mercado de cambios, llevando el dólar a 14/15 pesos; eliminar subsidios, aplicando ajustes en las tarifas de entre 150 y 500 por ciento, confiando en que el “shock de confianza” permita el regreso de capitales productivos. Nada nuevo. Ajuste clásico. La novedad en todo caso viene dada por la introducción de un factor, digamos, ideológico que el desarrollismo de Arturo Frondizi y Rogelio Frigerio llamaban “alianza de clases y sectores”. Esta alianza permitiría que el ajuste y las correcciones que reclama la economía transiten un camino indoloro. Esto en teoría.

Si ganara Mauricio Macri, la inflación en 2016 –admitida por el equipo económico que lo secunda- duplicaría la actual, al menos en el primer semestre, pero suponen que con un acuerdo básico con el sector gremial y las “expectativas racionales” de reducción inflacionarias en el segundo semestre de 2016, todo llegaría a buen puerto. Cuentan para ese plan con unos 8.000 millones de dólares hoy encerrados en silo bolsas; con un endeudamiento inicial de 20 mil millones de dólares; y con la aquiescencia de una buena parte de los trabajadores –persuadidos en principio por Hugo Moyano- para aceptar las condiciones de una paritaria que se desplegaría en dos tiempos. La primera, inmediata, reconocerá una inflación del 25 por ciento. La segunda etapa –a partir del julio de 2016- reconocería incrementos muy inferiores.

Mientras esto sucede, el think tank del Pro, desde la Fundación Pensar –en donde Esteban Bullrich y Guillermo Dietrich ya seleccionaron un millar de dirigentes para ocupar posiciones intermedias del Estado nacional y para la provincia de Buenos Aires- salió a buscar a otros 300 dirigentes de empresa, ofreciendo sueldos de mercado en el sector privado, para completar cargos altos de la administración nacional. Muy previsores, salvo por la pequeña contradicción que supone designar gerentes en puestos públicos que deben regular la actividad privada que es, justamente, desde donde ellos vienen.

DZ/sc

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario