Tiempo en Capital Federal

16° Max 15° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 67%
Viento: Nordeste 24km/h
  • Martes 21 de Noviembre
    Despejado14°   23°
  • Miércoles 22 de Noviembre
    Muy nuboso15°   27°
  • Jueves 23 de Noviembre
    Parcialmente nuboso con lluvias16°   31°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Santiago Vázquez: ‘La música es una vibración que nos une’

El director de La Bomba de Tiempo es un experto en hacer bailar multitudes al son de los tambores.

Por Diego Oscar Ramos
Email This Page
8340028-bomba_de_tiempo_santiago_vazquez.jpeg

Aunque no haya necesidad de saberlo, todo el que haya bailado en alguna de las presentaciones de los lunes en el Centro Cultural Konex habrá tomado contacto con una serie de investigaciones rítmicas en las que Santiago Vázquez viene trabajando desde hace años. Y aunque hoy ya casi no causen sorpresa las señas que guían la improvisación en vivo de los percusionistas, el sistema creado por quien se iniciara como baterista de músicos como Dino Saluzzi, Luis Salinas o Lito Vitale es el resultado de su interés serio por el conocimiento musical. Y más específicamente del universo complejo del ritmo, un elemento de la música que hasta el presente no ha sido tratado en la enseñanza musical con la debida dedicación. Para suplir esas zonas incompletas, el artista construyó una carrera en la que sus agrupaciones, desde Colectivo Eterofónico hasta La Bomba de Tiempo, son la parte visible de un impulso investigador que también buscó transmitir como docente en todo tipo de experiencias de enseñanza. En un presente donde prepara desde un disco solista con canciones hasta un libro de entrenamiento rítmico, Vázquez da clases en un instituto propio (Centro de Estudios de Ritmo y Percusión con Señas), no sólo para músicos sino para todo aquel que quiera vivir el ritual de unión colectiva a través de la música.
¿Qué te llevó a estudiar y transmitir conocimientos complejos sobre el ritmo?
Para estudiar, el móvil es el placer que me da, un impulso natural por estudiar lo que uno disfruta y ama. Por otro lado, creo que mi enfoque como percusionista es un poco raro, porque entré por una forma abstracta de entender el ritmo, que dio como resultado métodos y herramientas que no existían, como las señas que armé. En la educación formal de la música hay un agujero bastante grande en cuanto al ritmo. Y tengo la sensación de que algunas de las formas en que lo encaro pueden llenar una parte de esos agujeros, puedo vincular el mundo de los lenguajes rítmicos tradicionales con una forma de pensamiento racional más asimilable con la formas de educación formal de la música. De hecho estoy haciendo un libro de entrenamiento rítmico, en el que aún demoraré años, que bajará metodología sobre cosas rítmicas que no se suelen estudiar, que hasta hoy se ven como parte del talento de algunos músicos, pero que se pueden aprender. No sólo dependen de un don innato. Estoy tratando de abrir estas puertas en lo que enseño.
Además de claves rítmicas -una línea de trabajo formal de investigación rítmica en la que Vázquez transita y expande caminos desarrollados por el músico argentino Ramiro Musotto- o el lenguaje de señas para comprender cómo funciona todo tipo de ensambles grupales, Vázquez está interesado en transmitir temas que la enseñanza ha tenido muchas veces como tabú. Uno de ellos es la calidad.
¿Cuáles son los parámetros para determinar la calidad de una composición?
No es fácil. Hay cosas que sentimos casi universalmente como de calidad y otras que sentimos que no funcionan, ideas musicales, ritmos, folklores, que soportan mucho más el paso del tiempo y desde siempre me interesó saber por qué hay cosas cuyo diseño las hace permanecer en el tiempo sin variación mientras otras necesitan morir y readaptarse.
Vázquez indica que los saberes que permiten percibir las composiciones como portadoras de calidad se relacionan con disciplinas aparentemente distantes al arte como la economía, la matemática o la biología. Esto amplifica aún más su pulsión investigadora y su valoración del rol del educador. No sólo en el ámbito de su instituto, sino en un ideal de enseñanza rítmica que debería comenzar desde que somos niños.
¿Qué importancia tiene la enseñanza del ritmo en la educación?
Creo que el orden normal de aprendizaje debería ser desde aquello que todos sentimos y está a mano hasta las cosas que nos son más lejanas por su grado de desarrollo. Me parece un despropósito que no se enseñe ritmo en las escuelas primarias. Si hasta no necesitás instrumentos, tenés las palmas o el pupitre. Y podés ensamblarte con otros y disfrutar de algo que no es un resultado de la música sino su propósito: la comunión con los otros. La música existe para comunicarnos y armonizar nuestros ritmos unos a otros. No sé para qué se está estudiando música en un colegio si no se intenta ir hacia eso. La música no es cultura, es una vibración que nos une.

En pocas palabras
• Nació en Buenos Aires en 1972.
• Fue becario en composición en el California Institute of Arts.
• En 2006 formó La Bomba de Tiempo.

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario