Tiempo en Capital Federal

26° Max 17° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 54%
Viento: Suroeste 39km/h
  • Jueves 15 de Noviembre
    Despejado19°   28°
  • Viernes 16 de Noviembre
    Nubes dispersas14°   21°
  • Sábado 17 de Noviembre
    Muy nuboso con lluvias18°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Marcelo Ramal: “Hoy la izquierda clasista tiene una representación significativa”

El economista,  candidato del Frente de Izquierda y los Trabajadores a la Legislatura, dice que llevará adelante una agenda diferente de alcance nacional. 

Por Franco Spinetta
Email This Page
ramal_hijos

No abandona nunca el tono pausado propio de un docen­te universitario. Aun frente al relato desgarrador de los pacientes del Hospital Ramos Mejía. Marcelo Ra­mal analiza y ofrece soluciones que, dice, aportará desde la Legislatura con el Frente de Izquierda y los Tra­bajadores. No quiere dejar rincón sin visitar. En la sala de cirugía, un trabajador lo aborda: “Us­tedes tuvieron muchos votos, ya”. “Sí, pero ne­cesitamos más para entrar al Congreso y a la Le­gislatura”, retruca. Luego, en un bar, pide agua y café y se distiende para hablar de algo que forma parte elemental de su vida: la política.

 En pocas palabras

 Nació en Buenos Aires en 1954.
• Casado, tiene 3 hijos.
• Es economista (UBA).
• Hincha de Argentinos Juniors.
• Cábala: una remera roja de cuando Argentinos salió campeón en 2010.
• Docente de la UBA y la Univ. de Quilmes.

¿Cuándo comenzó tu militancia?

Alos 15, con un acercamiento breve al peronis­mo de izquierda. Eran los últimos años de Onga­nía, 1970. Un hecho que marcó muy fuerte fue la masacre de Ezeiza. Me dio la certeza de que el regreso de Perón era parte de una operación contra el desarrollo de una izquierda luchadora, clasista, que nacía desde el Cordobazo.

¿Ya tenías esa certeza?

Lo discutí con quienes formábamos Política Obrera, el grupo que luego se llamó Partido Obrero. Yo militaba en Ciencias Económicas. Cuando fue el golpe de 1976, el centro de estu­diantes continuó funcionando en la clandestini­dad, en condiciones muy duras. Muchos compa­ñeros soportaron secuestros y desapariciones. Durante toda la dictadura estuve acá, militando en el ámbito universitario y de los derechos hu­manos, muy de cerca de Cata Guagnini.

¿Cómo recordás esos años?

Con nostalgia seguro que no. Fueron muy duros. Traté de desenvolver una vida en esas circuns­tancias, con la angustia y la terrible tensión que significaba la posibili­dad de una detención o un secuestro. El orgullo de haber militado esos años no es personal, lo digo como un orgullo de nuestro partido, que desarrolló una militancia muy intensa contra la dictadura.

¿Cómo es eso de que ya de chico sabías que querías ser mili­tante revolucionario?

Creo que fue después del Cordobazo. Esto es algo que le digo, sobre todo, a mis hijos: uno tiene que juzgar su vida pensando si entre lo que es hoy y lo que quería ser a los 18 años, hay una razonable correspon­dencia. En ese punto puedo decir que me sien­to, no digo conforme, sino satisfecho. Solo un conformista puede decir “esto es lo que quería ser”. Me hubiera gustado un mayor desarrollo político, intelectual. Pero uno nunca está con­forme con su propia historia.

¿El Cordobazo influyó en forma decisiva?

Muchísimo. Y las grandes rebeliones contra el franquismo en España. Esa época fue de una gran radicalización política, explosión cultural, intelectual. La viví plenamente, también desde la cultura, el rock, el tango contemporáneo.

¿Te gustaba el rock?

Sí, claro. Participé de los primeros recitales del BARock. Seguía a Spinetta, Manal. En el año 71, seguíamos a Héctor Starc, Pedro y Pablo. Manal todavía me suena contemporáneo, has­ta su estética. Y después me enganché con el tango contemporáneo, con Piazzolla. Hoy me gusta más el tango y el jazz.

¿Veían la revolución como algo cercano?

La izquierda peronista cumplió la función ne­gativa de desviar el ascenso de las masas hacia el peronismo. Hoy, la izquierda clasista tiene un nivel de representación política muy significati­vo. En esos años no teníamos el lugar que hoy tenemos como alternativa en la vida nacional.

¿Cómo coordinás la docencia y la política?

Yo dicto Economía y los alumnos que se anotan conmigo saben con qué buey aran. Reviso dis­tintas teorías económicas, desde el análisis críti­co de la teoría marxista. Me gusta dar clases del mismo modo en que doy una charla política. No soy un profesor que se sube al banquito. Ahora estoy de licencia por la campaña.

¿Pensaste alguna vez en abandonar ?

Nunca. Siempre hay altibajos, la vida es comple­ja, uno atraviesa conflictos. Esto golpea porque la militancia convive con el trabajo y la vida so­cial. Pero nunca dejé de militar y siempre milité en el Partido Obrero.

¿Cómo ve tu familia tu actividad política?

Mi esposa Cecilia comparte conmigo. Tengo un hijo que es un fuerte militante. El mayor es mi colega, es economista, pero no participa. Y el menor, de 14 años, está empezando a encari­ñarse con la actividad política. De todas mane­ras, es una relación contradictoria porque soy un padre que a veces tiene poco tiempo para dedicarles, pero saben que me la juego y que estoy en una lucha importante. Dentro de esa contradicción, construimos una muy buena re­lación. Y tenemos un denominador común, que es nuestro sufrimiento por Argentinos Juniors. Vamos a la cancha siempre que podemos, y nos juntamos a comer.

¿Por qué le va mejor a la izquierda?

Hay un modelo, así llamado en forma pretencio­sa, que después de 10 años se acerca a un nue­vo quiebre nacional. Luego hay una oposición que es una versión desteñida del menemismo y de la Alianza. Y en oposición a todo eso, está la izquierda que representamos. Para que ocupe­mos este lugar, hubo un trabajo muy intenso. El interés en votarnos es el resultado de una gran lucha contra la burocracia sindical y por la recu­peración de las organizaciones estudiantiles.

¿Por qué querés ser legislador?

No es una cuestión personal. Es la expresión de una fuerza nacional que en muchas legislaturas levantará una agenda diferente, en un momen­to en el que vamos hacia una crisis de fondo: se va hacia una devaluación y un ajuste. Hilando fino, vamos con una agenda completa sobre todas las problemáticas específicas de la Ciudad de Buenos Aires.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario