Tiempo en Capital Federal

21° Max 17° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 82%
Viento: Norte 24km/h
  • Martes 25 de Noviembre
    Despejado15°   23°
  • Miércoles 26 de Noviembre
    Nubes dispersas14°   24°
  • Jueves 27 de Noviembre
    Despejado14°   27°
Cargando ...

Temas de la Semana

Informe Z: Radios online

Adiós a la portátil, ahora reina la computadora.

Por Cristina Civale
Email This Page
4351027-radiosonline390.jpg

Todo empezó el año pasado y sucedió a la velocidad de un rayo fulminante y efectivo. Carlos Esnaola es un ex modelo publicitario que devino en exquisito amante de la música, creó una página en Facebook con su apellido seguido de un signo de admiración, produjo una foto de sí mismo vestido a lo James Bond con un martini en la mano y se bautizó creador de ambientes. A quienes se sumaban a su página les regalaba un set de sus increíbles combos musicales. Hay que decirlo. Eran fantásticos. La calidad de su selección y la exclusividad, le hizo sumar miles de fans hasta que en enero de este año pudo realizar su sueño, el de tener una radio propia. La llamó Radio Ritz y se encuentra en al aire emitiendo desde Buenos Aires desde el 30 de enero. Se sumó a la idea Fernando De Leo, socio y fan.

Así Radio Ritz salió al aire virtual con una variada programación musical y con dos programas exclusivos del personaje Esnaola! con sus programas diarios -grabados- Red Lounge y Mondo Spritz, que se emiten todos los días en diferentes horarios. Dice Carlos Esnaola, musicalizador de las 24 horas de la radio: “Mis programas pasan en distintos horarios para satisfacer a los oyentes de distintas partes del mundo. Radio Ritz está en constante evolución y su fin es intentar cubrir ese espacio vacante que hay en el mercado, para las personas deseosas de escuchar otros sonidos”.

El impacto de la red y su llegada al mundo entero es notable. Si bien cubre un nicho de oyentes locales a los que les gusta escuchar música de cierto tipo (apunta Esnaola, “los delicados sonidos lounge clásicos, pasando por el jazz, la bossa nova, el funk/soul, beat italiano y chanson française, así como también sonidos electrónicos”), este gusto se esparce por el mundo y la radio cuenta con club de fans desde Suecia a Irán, sin dejar de mencionar a los porteños que suma y suma cada día.

Radio Ritz es uno de los ejemplos más recientes de la proliferación, que ya tiene más de 10 años, de radios online, espacios virtuales que siempre cubren necesidades específicas de un cierto grupo reducido: una comunidad urbana, un barrio, amantes de cierta música o interesados en temas bien concretos.

Desde Buenos Aires, abundan los ejemplos. Vamos a describir sólo algunos para sembrar la inquietud en quienes nos lee de que en la red pueden encontrar transmisiones perfectamente adaptadas a sus gustos, causas y necesidades.

Es relativamente sencillo armarse una radio on line. Hay que contar con banda ancha bien pertrechada, bajarse una serie de programas que están al alcance de cualquiera y son gratuitos, pero sobre todo hay que darse de alta en algún servidor que permita las transmisiones. Estos servidores, localizados fuera de la Argentina, tienen una única barrera: que en el término de un mes la radio alcance los cinco mil oyentes, si no lo logra se da inmediatamente de baja.

Emiliano Figueredo, de Radiozónica.com, no aclara que esto sucede a modo de filtro. “Ante lo relativamente sencillo -apunta- de armarse una radio se trata de evitar, bah los dueños de los dominios tratan, de que se pase cualquier verdura.” Esta suerte de rating algo modesto hermana a las radios online con cualquier producto emitido en cualquier otro medio de comunicación: si no tenés oyentes, te borran de la red; como a un programa de tele que si no tiene espectadores lo mueven de horario hasta darlo de baja.

Radiozónica.com es una de las radios online que más resuenan en la comunidad porteña. Empezó funcionando como una radio gay friendly y termina ahora teniendo una programación en vivo que emite desde el centro porteño, en el barrio de Congreso. Su estudio consta de una mesa, un par de micrófonos y una consola sencilla. Se atiende a los oyentes a través de la página de Facebook de la radio o de cuentas de mail que cada uno de los programas tienen abiertas para tal fin. La velocidad de la web se aprovecha al máximo y el intercambio con los oyentes en vivo funciona.

En su programación hay muchas perlas, entre ellas destaca un clásico radial, Loca como tu madre, capitaneado por Silvia Armoza, con informes desde Miami de la legendaria Diana Baxter. Un producto mainstream y exitoso de los 90 ahora elige la velocidad y novedad de los beneficios de la red.

Sin Dial Radio es otra de las que pega fuerte y tiene armada una programación muy cuidada, siguiendo la exclusividad de una FM. En su declaración de principios de por qué una radio online, Martín Gallo, su director artístico, apunta: “Transmitimos las 24 horas en vivo y nos volcamos a la transmisión exclusiva para internet, que para nosotros es una virtud, el alcance es infinito, con todo lo bueno y lo malo que esto conlleva”.

Transmitiendo desde 2010 desde el corazón de la ciudad, SinDial es ahora mismo la casa madre de numerosos proyectos y equipos de trabajo que pasan por los estudios de la radio.

“Transmitimos en calidad HD con un delay menor a los 15 segundos -sigue Gallo-. Contamos con 17 producciones independientes que realizan sus programas en la emisora (todos en vivo, casi su totalidad entre las 18 y la medianoche) confiando en nuestra capacidad técnica y artística. Al margen de ser una radio con mayoría de producciones externas (pasando por los filtros necesarios en cuanto a la línea de formatos y contenidos) logramos una coherencia en la programación. Las temáticas de los programas giran alrededor de determinados géneros musicales, pasando por magazines, programas de humor, arte, deportivos, de opinión. El promedio de edad de los equipos de trabajo no superan los 30 años y el lenguaje discursivo es totalmente descontracturado”.

Un punto fuerte de SinDial, se centra en el rock internacional y nacional, el reggae, música de los 80, 90, funk, blues, jazz, trova, dance, pop internacional y un poco menos de música experimental.

La audiencia no para de crecer en un promedio nada despreciable que alcanza un 15 por ciento mensual. “Seguimos trabajando en pos de no parar de crecer -concluye Gallo- convencidos del camino que elegimos y sabiendo que el único secreto es la constancia y la acción permanente”.

Para los nostálgicos, Memories Radio crea un espacio de recuerdos y música de antaño, ahora con un nuevo sitio todavía en construcción promete mejoras en la transmisión y programas nuevos y ricos.

Algo más genérica es Radio Bunker que, bajo el eslogan “Orienta tus sentidos”, espera atraer a quienes tienen proyectos propios para subirlos a su programación. Proclaman en su página web, la misma desde la que se puede escuchar su programación bien ecléctica: desde un programa de apicultura hasta clásicos del rock nacional.

Esto dicen: “Somos la comunidad radial más sofisticada de los últimos tiempos. Proponemos a los usuarios un nuevo y completo entorno de comunicación abierta a todos y en constante proceso evolutivo. Nuestra misión es incorporar nuevas formas de hacer radio por internet sin exclusiones de ninguna naturaleza. Maximizar la comunicación a niveles aún desconocidos. Interactuar con nuestros oyentes como si estuviesen en nuestros estudios. Mejorar los niveles y vías de comunicación de información inteligente. Ampliar el debate social e incluir la mayor cantidad de actores sociales posibles. En definitiva, hacer nuestro humilde aporte y mejorar la calidad humana de todas las razas por igual”. Es para tener en cuenta que no hablan de oyentes sino de usuarios y aquí por primera vez se pone en claro que el que escucha también puede crear su propio programa. Basta contactarse con la radio a través de la pestaña de contacto para ofrecer un producto que, según parámetros no muy bien especificados, podrá ser considerados o no. La pauta comercial, es decir los anunciantes, en cierto punto también empieza a ser considerada por las radios on line, como ocurre en cualquier otro medio que necesite facturar para vivir. No es sólo amateurismo y amor a la comunicación, un lujo insostenible en estos días. Quienes hacen este tipo de radios también esperan su justa recompensa en metálico además de alcanzar el deseo de comunicar el mensaje exacto que quieren transmitir.

Desde la Villa 31, pasando por el barrio de La Boca hasta el Bajo Flores, se crearon radios comunitarias. La de la Villa 31, El Milenio Continúa -creada con un subsidio para darles un espacio de comunicación y de trabajo a los adolescentes de lugar-, como la de La Boca y la del Bajo Flores -con el lema “Micrófonos para el pueblo” y con un pasado y presente comprometidamente militante-, donde conviven el rock chabón con la Virgen María y el aliento al ejercicio del deporte como plan preventivo de salud, alcanzaron un lugar en el dial. Las radios comunitarias crecieron, rompieron la web y llegaron al éter para quedarse.

Desde un ángulo totalmente distinto, apuntando al usuario y al tráfico, los portales de internet crean sus propias radios exclusivas para nichos bien determinados de oyentes: desde los amantes del cine de Tarantino hasta los fans de la cumbia. Tal es el caso de Sonora, el espacio de Terra.com.ar desde donde se puede elegir entre un número tupido de ofertas.

Bioma Radio, independiente y online, transmite música las 24 horas y se establece como una radio de contactos para que no estemos más solos ni solas, y al ritmo de un blues nos ofrece desde la mañana a la noche la posibilidad de hacer algún tipo de “match”.

Jamming transmite desde Buenos Aires con la ilusión de hacernos vivir en Jamaica. Dedicada exclusivamente al reggae con programas que nos nutren de su historia narrada y también musical, no sólo anclan en el gurú Marley y su descendencia sino que también apuntan a la producción local de este ritmo sin perder jamás de vista la isla donde nació a punto tal que cada día emiten el programa Música de la isla.

La proliferación de las radios online, la aceptación del público, la creación a su alrededor de grupos que las fidelizan en sus distintas propuestas, hablan muy bien de Buenos Aires, una ciudad que se está abriendo a la diversidad y que permite en la web -y esto sucede porque antes ocurrió fuera de ella- el cruce y convivencia armónica de distintas tendencias de todo tipo: desde políticas hasta musicales.

Una nueva razón para pensar que nuestra ciudad crece libre y madura en esta aceptación de diversidad cultural, siempre bienvenida y venerada porque la diferencia no sólo nos hace más tolerantes sino también más libres.

 

DZ/sc

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario