Tiempo en Capital Federal

35° Max 24° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 31%
Viento: Norte 22km/h
  • Sábado 16 de Diciembre
    Cubierto27°   37°
  • Domingo 17 de Diciembre
    Cubierto con lluvias19°   27°
  • Lunes 18 de Diciembre
    Parcialmente nuboso17°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

“Parece que se estuvieran sacando a los animales de encima”

El ambientalista, museólogo y ex director del Zoológico explica cómo debería ser un zoo moderno y por qué el proyecto del Ecoparque es “puro maquillaje”.

Email This Page
Claudio Bertonatti

Por Claudio Bertonatti*

El 23 de junio de 2016, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunció la creación del Ecoparque, que no incluiría animales para la exposición. Se sancionó la ley que revocó la concesión a una empresa privada y se llamó a un concurso internacional de arquitectos y urbanistas para la obra. El pasado 1º de septiembre, el Zoológico de Buenos Aires volvió a cerrar sus puertas, ahora para comenzar las obras que por los próximos dos años lo terminarían de convertir.

Desconozco el proyecto total, pero sí me consta que hasta ahora no hubo un plan público dado a conocer con los detalles. Por el contrario, desde el anuncio del jefe de Gobierno en adelante todo lo que hemos visto fueron expresiones que iban entre lo ambivalente y lo ambiguo, todas muy aggiornadas por un alto de nivel de impericia e improvisación.

Ya desde el nombre, “ecoparque”, se demuestra la falta de claridad que han tenido, porque es un término utilizado en el mundo más que nada para plantas de reciclado de residuos. Hasta en eso han tenido impericia.  Ambientalistas, ONGs especializadas -incluso varias que en un principio participaron en calidad de asesoras y se fueron porque consideraron el proyecto un fraude- estamos atentos. Nadie pudo, hasta ahora, encontrar mejoras. Y este año en la nada fue una pérdida de tiempo muy valioso, porque al tomar posesión de una institución es cuando se deben hacer los cambios más profundos.

Pasa que para eso hace falta un plan previo. Y desde que el gobierno porteño decidió tomar el Zoológico todo fue una clase magistral de improvisación, llevada adelante más que nada por el ministro de Modernización, Innovación y Tecnología Andy Freire, que desde un discurso pseudo renovador, y embanderado en el emprendedurismo, no ha hecho más que desprestigiar lo que dice encarnar. Porque si fuera un gran emprendedor, en este año habría hecho al menos algo.

El de los zoológicos es un problema mundial, porque fueron quedando detenidos en el tiempo. Frente a eso, los países con más experiencia han hecho inversiones intelectuales y económicas para resolver estos problemas antes de llegar a tocar fondo, que es lo que sucedió acá. Y se experimentaron dos caminos: en el caso de los pequeños pueblos sin recursos, se cerraron, y en las grandes ciudades, con herramientas humanas y económicas, los han transformado en lo que se llama hoy “centros de conservación”. Y son un laboratorio de proyectos dedicados a salvar especies amenazadas, a apoyar la creación de nuevos parques nacionales, y se dedican a reforzar las investigaciones, con el apoyo de científicos, museos y especialistas para llegar a lo más altos estándares de bienestar animal.

Eso es lo que hicieron todos los grandes zoos de las grandes ciudades. Y los “vecinos” de esos lugares están orgullosos de sus zoos. En Nueva York, San Diego, Berlín. Nadie quiere cerrarlos ni vaciarlos de animales. Eso sólo pasa acá y en Barcelona, que también se han quedado atrás en el tiempo.

El saldo positivo de todo esto es que la semilla prendió en la sociedad, el concepto de necesidad de transformación se arraigó más allá del ambientalismo. Hoy todos coinciden en que el zoológico no puede ser una colección de animales exhibida al público. El problema es que quienes tienen las riendas no parecen estar yendo por buen camino.

Hasta ahora parece que se estuvieran sacando a los animales de encima. Si se deriva un animal tiene que ir a un mejor destino, y después de un año se chocaron con la realidad: no hay muchos lugares que los reciban. Y otra vez, como con todo, les falta organización, un proyecto claro. Lo necesario es tener un plan de colección o población animal, que determina cuáles son las especies con las que se va a trabajar, en qué cantidad y qué proporción de sexos. Entonces, y esto es solo sentido común, se quedan los que se necesitan, y los otros se canjean con instituciones serias, para adquirir los que faltan y derivar al resto.

Pero si empezás a revolear animales, la gran pregunta que tengo para Andy Freire es: ¿de dónde va a sacar los que le falten?, ¿los va a comprar? Cuando asumió al ministerio tuvimos una reunión y le dejé un borrador de lineamientos de mi breve gestión, para que sepa bien qué había que hacer antes de interrumpir la concesión del Zoológico. Yo dependía de una empresa, pero ahora está la oportunidad de que se pueda hacer algo bueno. Desde las ONG seguimos siempre dando consejos sobre lo que consideramos qué hay que hacer, y son constructivos, ninguno es imposible o irrealizable.

Además, hay en Buenos Aires universidades, especialistas, museos. Pero Andy Freire llamó a un concurso de vecinos para que aporten ideas sobre qué hacer con la institución. Eso es de una demagogia tan berreta que ni a los peores dictadores se les ha ocurrido hacer algo por el estilo. La crisis ambiental necesita que el zoológico cumpla con su objetivo. Y es tan profunda esta problemática, que ya ni estamos defendiendo la naturaleza ni la cultura, estamos defendiendo el sentido común.

*Naturalista, museólogo y docente argentino. Se dedica a la conservación de la naturaleza​​ y al estudio y divulgación de su relación con la cultura desde 1983. Trabajó durante casi 30 años (1983-2012) en la Fundación Vida Silvestre Argentina, dirigió la Reserva Ecológica Costanera Sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (2010-2011), y fuedirector General del Zoológico de Buenos Aires (2012).

Fuente Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario