Tiempo en Capital Federal

22° Max 12° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 40%
Viento: Sur 28km/h
  • Sábado 25 de Noviembre
    Despejado15°   25°
  • Domingo 26 de Noviembre
    Despejado18°   29°
  • Lunes 27 de Noviembre
    Cubierto con lluvias15°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Fotografías bordadas del genocidio mapuche

Fotógrafo, periodista y bordador, Sebastián Hacher y la artista visual Mariana Corral intervinieron las fotografías de los lonko y sus familias que vivieron hasta su muerte como prisioneros del Museo de Ciencias Naturales de La Plata.

Email This Page
Hacher

Por Olga Viglieca

Cuando Sebastián Hacher empezó abordar las fotos, hace un año, los mapuches seguían tratando de esquivar el exterminio como hacen hace cinco siglos y todavía Santiago Maldonado y sus ojos luminosos andaban por El Bolsón.

Hacher, un hombre que reinventa los lenguajes con los que se expresa –fotógrafo, cronista, escritor, tejedor, bordador de fotos- y que se reinventa bien, según le consta a esta cronista desde hace tres lustros, había recuperado las fotos de los mapuches que se tomaron en el Museo de Ciencias Naturales de La Plata. Los lonko Inayakal, Foyel y Sayhueque, y parte de sus familias.

Las fotos datan de 1886, cuando el perito Francisco Moreno trasladó al recién inaugurado Museo de Ciencias Naturales de La Plata a los derrotados de la Campaña del Desierto que estaban prisioneros en Retiro o en la isla Martín García.

En el Museo fueron esclavizados hasta el fin de sus días, cumpliendo tareas de construcción unos, de servicio doméstico y tejido, las otras. En el Museo los científicos se apoderaron de los salvajes y los midieron, estudiaron, desnudaron, fotografiaron.

Murieron pronto, pero todavía había más para quitarles: los cuerpos fueron disecados y conservados. Los cerebros, cueros cabelludos y la máscara de la cara fueron a engrosar el acervo del enorme Museo. Recién en los años 90  de este siglo sus descendientes lograron que les devolvieran algunos restos identificados (todavía muchos se encuentran en proceso de identificación).

Son esas fotos las que Hacher toma en  sus manos. Las pinta en la pantalla y el fotógrafo Gerardo dell Oro las revela en papel de algodón. Y así vuelven a Hacher, que las borda hasta convertirlas en un punto de encuentro conmovedor. El encuentro entre las miradas de infinito dolor  de mujeres, niños, hombres, y la mirada amorosa del artista.

Restitución. Fotos bordadas del genocidio mapuche

Coautora de esta muestra es la artista visual Mariana Corral, integrante del colectivo Grupo de Arte Callejero.

El bordado, dice Hacher en una nota de la revista Anfibia, “intenta mostrar eso que la imagen, aún iluminada, no terminó de revelar”. Será por eso que al niño mapuche, dice Hacher, le borda “una armadura. Un poncho de guerra que dure cien años más”.

Así sea.

Restitución: bordar el genocidio Mapuche. De martes a domingo, de 20 a 24 hs. Hasta el 17 de septiembre, en el Club Cultural Matienzo. Pringles 1249.

Fuente Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario