Tiempo en Capital Federal

19° Max 14° Min
Cubierto con lluvia
Cubierto con lluvia

Humedad: 87%
Viento: Norte 29km/h
  • Miércoles 28 de Junio
    Muy nuboso11°   15°
  • Jueves 29 de Junio
    Despejado10°   15°
  • Viernes 30 de Junio
    Cubierto10°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Elecciones 2011: Idilio porteño, por Roberto Bacman

Roberto Bacman es Director Ejecutivo de CEOP.

Email This Page
2136890-urna_elecciones_voto_390.jpg
Anterior Siguiente

Es cierto que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ha sido un hueso duro de roer para cualquier candidato peronista. Se puede decir, y sin temor a equivocarse, que a lo largo de nuestra historia electoral han sido muy pocas las excepciones a tal regla. Sin ir más lejos, desde el regreso democrático en 1983, fueron muy pocas las excepciones. En 1989, en una elección llevada a cabo en medio de una crisis económica fenomenal, con hiperinflación y riesgo de estallido social, Carlos Menem (que por esos tiempos prometía una revolución productiva que nunca llegó a concretarse) logró imponerse al radical Eduardo Angeloz por apenas 29 décimos (36,64 a 36,36%). El país estaba en llamas y el justicialismo representaba el porvenir de la esperanza en medio de un terremoto.

En 1993, cuando los porteños tuvieron que elegir diputados nacionales se dio la segunda excepción: Antonio Erman González logró el 32,59% y superó a un alicaído radicalismo que arañó el 30%.

Este año, Cristina logró seducir al esquivo electorado porteño e imponerse en dos oportunidades: primero en las Primarias (el 14 de agosto logró el 30,08%) y luego en las elecciones nacionales donde mejoró y llegó al 35,5%. El kirchnerismo nunca había logrado superar este escollo entre 2003 y 2009.

¿Algo cambió en su vínculo con los porteños? Es muy probable que sí. No quedan dudas de que se viven nuevos tiempos, con un diferente clima de época, tanto a nivel nacional, como en este complejo distrito. Vale la pena, entonces, recorrer algunas hipótesis que nos permitan entender las claves que se desprenden de estos resultados.

Existe un primer dato que es estructural y no se debe pasar por alto: para ganar (en cualquier distrito) en una elección presidencial es necesario imponer como Consigna de Referencia Dominante que se posee un proyecto de gobernabilidad concreto y contundente. Y esto fue lo que demostró el Frente para la Victoria.

Pero al mismo tiempo se confirmó una tendencia que ya se venía observando desde los festejos del Bicentenario en las grandes ciudades de nuestro país: un cambio actitudinal importante se iba gestando.

La imagen de Cristina y la aprobación de su gestión crecían mes tras mes, y de manera constante. Los porteños comenzaron a reconocer los logros, especialmente la Asignación Universal por Hijo, la reestatización del sistema jubilatorio, las mejoras en la economía y el matrimonio igualitario.

Sin embargo, el salto cualitativo se produjo tras la muerte de Néstor Kirchner: allí el incremento fue más que importante y el concepto “fuerza Cristina” fue tomando cuerpo y contenido.
El resultado del domingo pasado no fue una sorpresa. Ya Cristina había ganado la Capital en las Primarias. Tampoco fue sorpresa que se impusiera entre los votantes de clase baja. Eso es pura lógica.

Lo sorprendente fue el voto de los jóvenes de la Capital: según los resultados obtenidos en la boca de urna, Cristina se impuso en el tramo de 18 a 35 años y la diferencia a su favor entre los nuevos votantes fue aún más notoria.

Todo parece indicar que desde lo estrictamente político estamos asistiendo al nacimiento de una nueva época. Y de alguna manera somos privilegiados testigos de la instalación de un proyecto refundacional del peronismo, que impacta sustancialmente entre los más jóvenes y en los habitantes de los grandes centros urbanos.

Y esta última afirmación expresa algo mucho más profundo que un cambio de estilo. Todo parece indicar que se viven nuevos tiempos: al menos las golondrinas anuncian un nuevo verano.

DZ/sc

 

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario