Tiempo en Capital Federal

22° Max 14° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 46%
Viento: Nordeste 16km/h
  • Viernes 21 de Septiembre
    Nubes dispersas15°   25°
  • Sábado 22 de Septiembre
    Cubierto con lluvias18°   27°
  • Domingo 23 de Septiembre
    Parcialmente nuboso17°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

El sábado cientos de personas renunciaron a la Iglesia Católica

Cientos de personas se acercaron a Corrientes y Callao para firmar un formulario que los deja fuera de la Iglesia Católica. Las organizaciones que promueven la apostasía tuvieron un nuevo impulso después de la militancia clerical contra la legalización del aborto.

Email This Page
IMG_9095

“No en mi nombre”, exigía la remera de una de las integrantes de la Coalición  Argentina por un Estado Laico (CAEL) durante la Apostasía colectiva que se llevó a cabo el sábado 19  en pleno microcentro porteño. Bajo ese reclamo, cientos de personas se acercaron hasta las avenidas Callao y Corrientes para sellar la renuncia a la pertenencia a la Iglesia Católica.

“Invitamos a la gente a que renuncie a la Iglesia para que esta institución deje de obstaculizar la política pública en nombre de los bautizados”, declaró Pao Raffetta, miembro de CAEL e integrante de la campaña.

El trámite es sencillo. Para hacerlo, sólo es necesario descargar la solicitud de baja disponible en el sitio web de Apostasía Colectiva, completarla por duplicado con los datos de bautismo y firmar las dos copias. Además, se recomienda adjuntar una fotocopia del DNI.

La persona puede enviar la carta o presentarse en el Obispado que corresponda a su bautismo, y ahí hacer sellar y firmar uno de los papeles para quedárselo como constancia. Después de 10 o 15 días, la Iglesia debería comunicarse para dar una respuesta.

Lo que realmente sucede -reveló Raffetta- es que la Iglesia se limita a anotar a un costado del acta de bautismo que la persona apostató, en vez de borrarla de sus registros.

“Según la Ley de Protección de Datos Personales, la Iglesia puede tener un registro de católicos pero no uno de personas que no son miembros de la institución. Eso es lo que se llama una lista negra. Está prohibido almacenar ese tipo de archivos y, por lo tanto, la Iglesia está cometiendo un delito en forma sistemática y multiplicada”, afirmó.

Detrás de una mesa modesta y al resguardo de la lluvia, los integrantes de la campaña recibieron los formularios completos de quienes se acercaron. Llevaron fotocopias para aquellos que no tenían la carta impresa y repartieron estampitas de San Cayetano y Jesucristo con el pañuelo del aborto. “Cuando llegamos, a eso de las 2 de la tarde, ya había gente esperándonos. Queríamos terminar a las seis, pero no paran de llegar. Ya tenemos dos cajas enormes llenas de solicitudes”, contó Analía Mas, secretaria de Género y Laicismo de la Federación Argentina LGBT y miembro de CAEL.

La iniciativa de apostatar es simbólica, ya que el financiamiento estatal a la institución religiosa no se determina por la cantidad de adherentes sino por subsidios otorgados en distintas épocas. Y, de hecho, CAEL existe hace más de una década. Pero la voluntad de romper con la Iglesia tomó fuerza tras el rechazo por parte del Senado a la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). “Estoy a favor de la separación de la Iglesia y el Estado y entiendo que firmando la apostasía no avanzo en eso. Pero que hoy sea visible socialmente que tantos bautizados tenemos otro pensamiento, es un gesto político”, opinó Julieta, una de las tantas chicas que se acercó a la convocatoria.

El próximo viernes al mediodía, los integrantes de CAEL se encargarán de llevar a la Conferencia Episcopal Argentina -ubicada en Suipacha 1032- todas las cartas recibidas. Ese día, estará presente Nora Cortiñas, cofundadora e integrante de Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora, quien expresó su deseo de apostatar. “Esta campaña viene acompañada de proyectos como terminar con el honorario público a la Iglesia y quitar los símbolos religiosos de los espacios públicos. La apostasía colectiva es el inicio del camino hacia un estado laico, y esa es la única forma de convivir en paz”, concluyó Analía Mas.

Fuente Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario