Luego de asumir, en 2016, el Presidente constituyó un fideicomiso ciego al que le otorgó la administración de su patrimonio hasta los seis meses posteriores a la finalización de su mandato presidencial, con el fin de brindar “mayor transparencia” a su situación patrimonial. Las cifras declaradas hoy están por fuera de ese fideicomiso.

El 1º de enero del año pasado, Macri compró bonos del Banco Nación en dólares estadounidenses por $9.450.000. Y adquirió títulos Cuasipar en pesos del gobierno nacional por $4.000.000.

Según consta en el balance que corresponde a 2017, el Presidente no tiene deudas.