Tiempo en Capital Federal

36° Max 27° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 37%
Viento: Nordeste 32km/h
  • Domingo 17 de Diciembre
    Cubierto con lluvias19°   30°
  • Lunes 18 de Diciembre
    Parcialmente nuboso17°   24°
  • Martes 19 de Diciembre
    Cubierto18°   25°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

El desafío de las reservas naturales urbanas

Escriben Eduardo Haene, especialista en Reservas Naturales Urbanas y Andrea Michelson del Programa Áreas Protegidas, Fundación Vida Silvestre.

Por Redacción Z
Email This Page
laguna_de_los_colpos

 

Una reserva natural urbana es un área creada y manejada, generalmente por municipios, para conservar un es­pacio de naturaleza, con sus especies asociadas, dentro o en las cercanías de una ciudad. Tal vez estos espacios no tengan un impacto directo sobre el mantenimiento de la diversidad de es­pecies a escala planetaria. Sin embargo, el impacto “indirecto” puede ser signi­ficativo: el disfrute popular de la natura­leza cercana es clave para optimizar la calidad de vida de la gente y concienti­zarla sobre la temática ambiental.

Es posible pensar campañas de “vacunación ambiental” de todos los ciudadanos de cada poblado, e incluso futuros empresarios, dirigentes y fun­cionarios, si logramos que tengan en su escolaridad varias experiencias cortas pero positivas e inolvidables en estas reservas.

Evidentemente se generan o re­fuerzan lazos afectivos con la reserva y la ciudad de cada uno, pero además se despierta un interés y un compromiso “verde” que podrá tener un impacto territorial más amplio durante la vida adulta del ciudadano.

Las reservas urbanas pueden te­ner importantes funciones adicionales. Son amortiguadores de sonidos, filtros de polvo atmosférico, contribuyen a la regulación de la temperatura de las ciudades y a purificar el aire. Si están en costas de los ríos o mar, pueden ser una barrera natural que nos proteja de inundaciones.

También pueden conservar una fuente de agua potable. Si tenemos en cuenta que las inundaciones y sequías pueden ser una consecuencia del cam­bio climático global, establecer una reserva puede ayudar a amortiguar los efectos de esos cambios globales.

Los claros beneficios que propor­cionan la constitución y mantenimiento de las reservas naturales urbanas deter­minan que sea necesario jerarquizarlas en las agendas gubernamentales en la Argentina, sea como parte de estrate­gias ambientales, sociales, educativas, económicas o de adaptación al cambio climático.

En el último inventario de áreas na­turales protegidas de la Argentina, rea­lizado por la Administración de Parques Nacionales en 2007, se han documen­tado unas 51 reservas municipales que ocupan 426.000 hectáreas, un 0,15 % del país.

Seguramente son muchas más, pues también hay reservas provinciales y privadas que pueden incluirse como urbanas, y resta categorizar bajo este concepto espacios verdes de las ciuda­des y su periferia.

Fundación Vida Silvestre Argentina trabaja desde hace muchos años pro­moviendo la creación y buen manejo de reservas naturales urbanas, tales como la Reserva Municipal Punta Rasa (San Clemente del Tuyú), Reserva Ecológica Costanera Sur (Ciudad de Buenos Ai­res), Ribera Norte (San Isidro), Reserva Puerto Mar del Plata (Mar del Plata).

Mientras continúa la tendencia de concentración de la población humana en las ciudades, uno de los grandes de­safíos actuales es diseñarlas para ase­gurar una calidad de vida adecuada y equitativa.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario