Tiempo en Capital Federal

23° Max 17° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 45%
Viento: Sureste 26km/h
  • Martes 19 de Diciembre
    Cubierto18°   23°
  • Miércoles 20 de Diciembre
    Despejado19°   28°
  • Jueves 21 de Diciembre
    Cubierto22°   31°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

El Bajo Flores tiene la única peluquería beatle

En dos habitaciones de la que fue la casa de su abuela, el estilista Gerardo Weiss atesora objetos, fotos y discos como muestra de su rendido amor a la banda inglesa.

Por Diego Oscar Ramos
Email This Page
peluqueria_beatle

 

 

Como si de alguna ma­nera se hiciera eco del origen humilde y tra­bajador que los Beatles tuvieron en su Liverpool natal an­tes de la conquista espiritual y ar­tística del mundo en los sesenta, la única “peluquería beatle” de Sudamérica está en el Bajo Flores. Funciona desde 2004 gracias al fanatismo a toda prueba del esti­lista Gerardo Weiss. Y es que todo remite al universo beatle en el pe­queño local de Eustaquio Cambie­ses 1848, reconocido internacio­nalmente como una de las únicas cuatro peluquerías especializadas del mundo, y que comparte ga­lardones con una en la zona liver­pooliana de Penny Lane (nombre de un tema de McCartney donde menciona una barbería típica de sus recuerdos de infancia) y dos más en Illinois (Estados Unidos) y Tokio (Japón).

En las dos habitaciones que pertenecieron a la vieja casa de su abuela, que no quiso dejar ni cuando le ofrecieron una bue­na suma para mudarse al barrio de San Telmo, más turístico, los ojos del visitante se embriaga­rán de memorabilia beatle en to­das sus etapas, además de los dis­cos de las carreras solistas de sus integrantes. Cor­tinas con estampa­dos de la última etapa del grupo inglés, almohadones con el logo clásico que portaba la bate­ría de Ringo o con la cubierta del disco Revolver, un tesoro invalua­ble representado en dos palillos de batería que fueron usados en un concierto inglés de la banda, varios submarinos amarillos y mu­ñecos de los cuatro músicos, relo­jes enormes con fondos de unas tapas de discos del grupo y cien­tos de fotos que todo lo cubren.

“Los Beatles para mí siem­pre fueron seres llegados de otra galaxia, fuente de inspiración en toda mi existencia, desde los cor­tes, las vestimentas y, por supues­to, lo primero, su música, que me dejó, deja y dejará impregnado por siempre de amor”, dice Weiss, que suele compartir no sólo su placer por las armonías vocales o las letras de los Beatles con cada cliente que entra en su salón, sino también su conocimiento preci­so de la estética capilar del grupo en toda su evolución conjunta y solista. Por eso suelen visitarlo fans, para ver en sus cabezas una huella del pasado de los “fab four”.

“Lo más gratificante de mi profesión es ver y sen­tir en cada corte como una especie de renacimiento de los sixties, algo parecido a lo que se siente ante una nue­va e inédita composición de ellos”, dice un Weiss que ha vendido autos y tensado al máximo la capacidad de unas cuántas tarjetas de cré­dito para adquirir todo tipo de rarezas beatle, desde gra­baciones como John Lennon canturreando la rioplatense “La cumparsita” o una copia del boletín escolar del mismo beatle, justamente su prefe­rido. Tan es así que logró por vía judicial que su hijo se lla­me Lennon, algo que lo en­orgullece tanto como el prestigio mundial que cobró su invento.

El estilista cuenta que, a veces, cuando está solo, piensa o mira el lugar y se sorprende: “Adónde llegué, porque aquí vienen de otros países o provin­cias, de lugares muy leja­nos”. De hecho, muchos turistas se acercan moti­vados por reportes de me­dios extranjeros.

Si bien la peluquería fun­ciona desde 1988, fue luego de soñar que los Beatles la visita­ban cuando emprendió la temati­zación del local, aun a riesgo de lo que pudieran pensar sus clien­tes. “Mucha gente desapare­ció, pero yo me decía que nadie iba a impedir mi sueño, ni mi familia cuando aseguraba que el grupo ya no interesaba o que sus cortes eran an­tiguos”, comenta el peluquero pop, quien ideó el exi­toso flequillo de Susana Romero en los 80 y le cortó el pelo a otro de sus ídolos: Luis Alberto Spinetta.

Seguramente encontró más sentido a toda su tarea cuando en septiembre de 2012 la televisión inglesa lo mencionó como una de las cuatro peluquerías temáticas de Los Beatles en el mundo. “Me emocioné y lloré como un chico, no pude contener­me y después me quedé cua­tro días sin habla, parecía un mudo”, cuenta Weiss y mira a su alrededor, con mirada segura, como la de alguien que ha sabido construir un universo personal que lo co­bija. Y también lo enorgulle­ce. Al salir a la calle, cuando el posible Liverpool comien­za a diluirse en el bajo Flo­res, un enorme Lennon pin­tado en la pared mantiene el hechizo. Y la vida, aquí, allá y en todas partes, quiere seguir siendo beatle, eternamente.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario