Tiempo en Capital Federal

27° Max 16° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 68%
Viento: Noroeste 19km/h
  • Jueves 23 de Octubre
    Parcialmente nuboso17°   25°
  • Viernes 24 de Octubre
    Parcialmente nuboso16°   24°
  • Sábado 25 de Octubre
    Parcialmente nuboso16°   25°
Cargando ...

Temas de la Semana

Club social y deportivo Catalinas Sur: Tardes de sobremesa y juegos

Un espacio para el esparcimiento cerca del hospital Argerich. Antes, era un depósito de autos viejos

Por Roberto Durán
Email This Page
2603118-club_catyalinas_sur.jpg

Tenemos que cuidar nuestras plazas”, dije­ron algunos vecinos de La Boca allá por los 70 y principios de los 80. En aquellos años, cerca de la calle Pi y Margall, los espacios estaban abandonados y eran utilizados como depósito de autos viejos. También, mucha gen­te que trabajaba en el centro deja­ba sus coches allí para no pagar es­tacionamiento.
Con tiempo y mucho esfuerzo, se fue forjando lentamente el Club Catalinas Sur, que nació el 4 de mayo de 1981. “Tomamos esa fe­cha como punto de partida porque fue cuando logramos tener la per­sonería jurídica. Al principio, éra­mos una asociación”, cuenta Gui­llermo Marsala, socio e hijo de uno de los fundadores de la institución.
En los primeros años, los ve­cinos ponían dinero para mejo­rar las plazas. El club fue crecien­do hasta convertirse en lo que es hoy, una institución con dos se­des (Pi y Margall 671 y 675), casi dos hectáreas de predio y referen­te indiscutido para los vecinos de la zona sur de la ciudad de Bue­nos Aires.
En la actualidad, el club sir­ve como sede deportiva de cole­gios de la zona de Barracas, San Telmo y la Boca; además, el hos­pital Argerich lo utiliza para di­versas especialidades. Funcio­na una juegoteca del Gobierno de la Ciudad, un centro de jubi­lados y un centro de monitoreo ambiental.
En cuanto a las actividades de­portivas, los socios tienen a su dis­posición una cancha de pádel, de vóley, una de fútbol once y otras de fútbol ocho, además de una pileta de natación y un quincho para 220 personas. Desde hace varios años, se juega en el lugar el famoso Torneo de la Amistad, uno de los tantos campeonatos que nuclea a cientos de jugado­res amateurs que despuntan el vi­cio del fútbol.
“La gente se fue acercando lentamente. Al principio, nues­tra idea era tener gente del ba­rrio que cuidara las plazas. Hoy, viene gente de todos lados, de Monserrat, de Balvanera y de San Nicolás. En estos momen­tos, tenemos unos 800 socios”, agregó Marsala. La cuota es casi simbólica: 25 pesos por mes, con acceso irrestricto a todas las ins­talaciones del club.
Si hay una característica que diferencia al Catalinas Sur es el sentido de pertenencia de sus so­cios. Marsala cree que responde al trabajo sacrificado de los vie­jos socios y el amor por el barrio. “Todo eso que ves se hizo a pul­món, con socios que ponían pla­ta de su bolsillo para levantar los quinchos, hacer las canchas y de­jar todo en condiciones. Cuando fue creciendo, la gente de este y otros barrios se acercó lentamen­te”, contó sobre el club.
Actualmente, el club emplea a trece personas. “Y no recibi­mos ninguna ayuda del Estado”, se apura en aclarar. Basta ir un fin de semana para ver los quinchos llenos de familias, las canchas de fútbol repletas de émulos de Car­litos Tevez y las reposeras domin­gueras, con un mate y bizcochos para pasar la tarde. Si bien el club funciona durante todo el año, de septiembre a marzo recibe la ma­yor cantidad de gente.
Antes de irse, Marsala cuen­ta por qué quiere tanto a su club. “¿Cómo querés que acá no me sienta en casa? Cuando era chico, venía a limpiar el club con mi viejo. Él fue uno de los fun­dadores. Buena parte de mi vida está acá.”

DZ/LR

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario