Tiempo en Capital Federal

32° Max 19° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 53%
Viento: Nordeste 21km/h
  • Martes 11 de Diciembre
    Cubierto con lluvias23°   25°
  • Miércoles 12 de Diciembre
    Despejado22°   31°
  • Jueves 13 de Diciembre
    Cubierto con lluvias20°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Cientos de miles esperaron por un derecho que no fue

El Senado de la Nación dio el aval mayoritario al aborto clandestino mientras decenas de miles de jóvenes -que habían custodiado todo el día el proyecto de legalización de la Campaña- gritaron su desencanto. Y prometieron que nada ha terminado.

Email This Page
aborto

Por Olga Viglieca

Una ciudad verde y una ciudad joven. Decenas de miles de chicas y chicos esperando muchas horas a pesar del frío. Y después bajo la lluvia, arropados bajo las marquesinas, comiendo una porción de pizza, abrazados, dándose besos, contando los votos posibles una y otra vez, recuperando el glitter verde que se iba con las gotas de lluvia en infinidad de diseños y estrellitas.

Varios escenarios donde mujeres hablaban a las mujeres. Aplausos y promesas de que el patriarcado se va a caer. Pocas explicaciones de cómo, de cuándo, de lo que viene después.

Abrazos infinitos. Con la mamá, con la profe, con la vecina, con la novia, con la prima, con la compañera de la escuela, de la facu, del trabajo, con la tía.

Hombres mayores,  muchachos jóvenes. Apañuelados de verde también. Más abrazos.

Parejas sentadas en los café, cabeza cana, arrugas de los años que han pasado, lágrimas en los ojos. Parece ayer no más. Y una sonrisa saca esa afirmación de la melancolía del pasado.

Del otro lado de la plaza, enorme imágenes religiosas, banderas, parlantes a todo volumen, gritos. Dios. La Patria. La Tradición. La Maternidad. Las Dos Vidas. Nadie se toca mucho: ya se sabe que el contacto de las carnes provoca las pasiones.

Un pertinaz olor a choripán, bondiolita, agua, cerveza, empanadas, y canastas de hamburguesas veganas. Tortas en vasitos de plástico, tiramisú, semillas, nueces, chocolates. Pañuelos, pañuelos, pañuelos.

Antes de las 3 de la mañana, los discursos se habían acabado. La votación arrancó una fiesta por el lado celeste. Las lágrimas de pena y de enojo hicieron estragos en las estrellas verdes. Alguno revoleó una botella, la mayoría se abrazó y se fue cantando a los gritos “Aborto legal/ en el hospital”.

No fue ley. Pero algún día será.

De los tres senadores de la capital, solo Pino Solanas (Proyecto Sur) acató el mandato de las mujeres. Federico Pinedo y Marta Varela (Cambiemos)  fueron por el NO, y el de bigotes fue un adalid de las posiciones más retrógradas. Llegó al extremo de decir “se pasa de convertir algo que es un delito en algo que es una obligación”. Sí. Obligación.

Ni las chicas ni la ciudad se merecían esto.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario