Tiempo en Capital Federal

16° Max 13° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 75%
Viento: Sureste 21km/h
  • Lunes 29 de Mayo
    Parcialmente nuboso12°   16°
  • Martes 30 de Mayo
    Cubierto11°   15°
  • Miércoles 31 de Mayo
    Muy nuboso11°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Barrio x Barrio: El viejo Palacio de Correos revalida su reinado

Punto nodal de transportes, resurge transformado en centro cultural.

Por florencia-alcaraz
Email This Page
4033209-palacio_de_correos.jpg
Anterior Siguiente

 

El gigantesco edificio gris fue durante décadas dueño y vigía del Bajo porteño. Viejo Palacio de Correos y Telecomunicaciones, es cabecera de la línea de subtes a Federico Lacroze y a avenida De los Incas y nodo distribuidor, desde el este, de veintisiete líneas de colectivos que atraviesan los bordes de la Ciudad.

El coloso exponente de la arquitectura de estilo francés, típico de las construcciones públicas de fines del siglo XIX y comienzos del XX, está emplazado en la manzana delimitada por las avenidas Leandro Alem y Corrientes y las calles Bouchard y Sarmiento.

Quiso el progreso que tuviera que competir con sus vecinos Luna Park y Comega, pero siempre logró imponerse por nocaut en la contienda: por su calidad arquitectónica y su importancia histórica, en 1997 el edificio fue declarado Monumento Histórico Nacional. 

Desde sus comienzos, el Palacio fue pensado para albergar la sede del Correo Central del país. Fue el presidente Miguel Juárez Celman quien en 1888 aprobó el proyecto para su construcción. En principio, la obra estuvo a cargo del arquitecto francés Norbert Maillart, que se basó en la Central de Correos de Nueva York para su diseño. Pero la construcción se vio frenada por crisis económicas y otros contratiempos, por lo que se fueron sucediendo distintos arquitectos que modificaron sucesivamente el proyecto original de Maillart. Se amplió la extensión esperada para el edificio y, a la vez, se introdujo un esqueleto metálico en reemplazo de los macizos de albañilería y sustitución de los entrepisos de bovedillas por otros de cemento armado. Finalmente el edificio fue inaugurado por el presidente Marcelo Torcuato de Alvear en 1928, cuarenta años después del proyecto inicial. 

El edificio está construido sobre un terreno de 12.500 metros cuadrados y su superficie total edificada es de 88.050 metros cuadrados. Su altura es de aproximadamente 60 metros. En total, posee nueve niveles: subsuelo, planta baja y siete pisos altos. 

En el interior aún conserva las salas originales donde se atendía al público, con esculturas y pinturas de destacados artistas y vitrales luminosos.

Pero no siempre fue un aséptico Palacio de Correos. Evita lo eligió para instalar allí sus oficinas. 

Luego fue testigo de otra clase de sucesos, más allá del paso habitual de bolsas con correspondencia, clientes y filatelistas ávidos de ampliar sus colecciones de sellos postales. Sobre su cúpula volaron rasantes los aviones de la Armada que, en 1955, bombardearon Plaza de Mayo y acribillaron los edificios de la avenida Paseo Colón.

Pasaron algunas décadas, y el viejo Palacio de Correos dejó de estar solo. En 1983, se inauguró una plaza en un solar de 6.534 metros cuadrados, como celebración del Año de las Comunicaciones. En la plaza, ubicada sobre la calle Sarmiento –donde se encuentra la entrada principal al Palacio–, hay esculturas relacionadas con la temática de las comunicaciones. Los porteños que transitan la zona pueden comprar libros en los puestos que integran una pequeña feria.

Pero a finales del siglo XX, el avance de las comunicaciones y las tecnologías de la información hizo que progresivamente el tráfico postal disminuyera y el edificio quedara grande. En 2003 dejó de usarse como sede del Correo Central. Sólo el sector aledaño a la entrada principal continuó siendo utilizado como oficina de Correos y venta de filatelia, mientras el resto del enorme edificio quedó sin actividad.

En los primeros meses de 2010, comenzaron las obras para transformar el Correo Central en el Centro Cultural del Bicentenario. El 24 de mayo de 2010 quedó inaugurado el primer sector. Una semana después, el lugar fue cerrado para continuar con las obras de construcción.

El proyecto planea acondicionar salas de música, espacios para exposiciones y auditorios a lo largo de toda la extensión de la manzana, con lo que el Centro Cultural del Bicentenario se convertirá en uno de los espacios culturales más grandes del mundo.

Para su construcción se llamó a un concurso internacional de proyectos en 2006. Se presentaron 340 iniciativas, correspondientes a más de veinte países. 

La ganadora fue la encabezada por los arquitectos Enrique Bares, Federico Bares, Nicolás Bares, Daniel Becker, Claudio Ferrari y Florencia Schnack, quienes conforman el estudio B4FS. Se trata de un proyecto que combina ideas arquitectónicas vanguardistas con un pormenorizado trabajo de restauración.

El plan del estudio B4FS busca revitalizar el gigante dormido: convertir el viejo Correo en un espacio activo transformando “su condición de edificio-objeto en edificio-ciudad”.

DZ/fs

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario