Tiempo en Capital Federal

23° Max 17° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 45%
Viento: Sureste 26km/h
  • Martes 19 de Diciembre
    Cubierto18°   23°
  • Miércoles 20 de Diciembre
    Despejado19°   28°
  • Jueves 21 de Diciembre
    Cubierto22°   31°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

La barbería museo que también es mucho más

Para National Geographic es uno de los diez museos más importantes del mundo y para la BBC de Londres está entre los cinco. También es galería, teatro, bar y, por supuesto, peluquería.

Por Paula Jiménez España
Email This Page
36485227

El jabón Radico, a base de aguas de sales radioactivas –componentes para el espanto actual que este producto de 1950 reza en su etiqueta como una virtud–, se exhibe junto a muchos otros talcos, lociones, perfumes y cientos de objetos. Están detrás de la antiquísima vitrina que reviste, de una punta a la otra, una de las paredes de La Época.
Esta barbería creada por Miguel Ángel Barnes en 1998 queda en Guayaquil 877, Caballito, y es considerada por la National Geographic como uno de los diez museos más importantes del mundo. Para la BBC de Londres se encuentra entre los cinco más destacados.

“Cinco”, repite orgulloso Miguel Ángel (el Conde, para los vecinos), separando los dedos de la mano derecha, la misma con la que de lunes a sábado les corta el pelo a los hombres del barrio, de la ciudad, del mundo. Lo hace en el estilo clásico, de barbería.

Sus clientes llegan de todas partes para raparse las nucas, peinar sus jopos o rasurar sus barbas. Es más: en este mismo momento un australiano atraviesa la puerta y va directo hacia el sillón de ratán de la India, de 1899. De fondo suena Gardel, por supuesto. Cae la noche y cada sábado al finalizar el día el dúo de señoritas Vidal-Tulon ofrece un recital de tangos exclusivos del Zorzal.

Aunque la peluquería atiende “sólo a los hombres para respetar la tradición del barbero”, según explica el Conde, en el museo hay una máquina eléctrica para hacer croquignol (viejo nombre dado a la permanente) que data de 1930. Ahí, mujeres de todas las edades solían enchufarse a una multitud de peligrosos cables.

Antes de inaugurar La Época, el Conde –ex acaudalado verdulero y frutero de Primera Junta– estuvo siete años juntando los objetos que ahora expone y lo transforman en el mayor coleccionista del rubro en América. Porque es dueño no sólo de lo que muestra en el museo, sino también de los miles de artefactos que tiene distribuidos en depósitos, su casa y hasta lo de su madre.

DSC_0349

 

Cuando en 1998 decoró de este modo el local y se calzó por primera vez el chaleco dorado con solapa negra y zapatos de charol al tono, los vecinos que lo conocían pensaron que se había vuelto loco. Hoy, el Conde es el alma del barrio y se define a sí mismo como “un Quijote que ha sabido luchar contra molinos de viento”.

Además del show de tango de los sábados, los viernes se lleva adelante la obra de teatro Proyecto Posadas (que transcurre en una peluquería, condición argumental que pone el Conde para aceptar las propuestas). Y otras dos noches de la semana hay un recital de acordeón.

Además, todos los días, de 9 a 14 y de 16 a 20, cualquiera puede ir a tomar un café sentado a una pequeña mesa de mármol mientras lee el diario. El lugar también es un pequeño bar tradicional, aunque decorado por rarezas tales como una máquina futurista llena de conexiones transparentes de la que, a simple vista, es imposible discernir su uso, pero un cartel que pende de un inmenso casco sobre un pie de aluminio desasna: “Este objeto alemán diseñado en la posguerra es para hacer crecer el pelo; se trata de una revolucionaria solución a la calvicie ahora oculta en el corazón de Caballito”.

DZ/JPC

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario