Tiempo en Capital Federal

23° Max 17° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 45%
Viento: Sureste 26km/h
  • Martes 19 de Diciembre
    Cubierto18°   23°
  • Miércoles 20 de Diciembre
    Despejado19°   28°
  • Jueves 21 de Diciembre
    Cubierto22°   31°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Actitud y jerarquía

El seleccionado argentino de fútbol le ganó anoche 1-0 a Colombia, en el estadio Metropolitano de Barranquilla, por la cuarta fecha de Eliminatorias Sudamericanas Rusia 2018.

Por Alejandro Fabbri
Email This Page
argentina_colombia

No habían pasado veinte minutos del partido cuando ya estaba claro que la Argentina era la dueña y dominadora del juego y del rumbo que tomaría el choque contra Colombia. Afortunadamente, los últimos minutos del empate con Brasil en el Monumental no afectaron el ánimo del equipo. Ni siquiera la presión constante de un periodismo muy crítico hacia un plantel que había dado –pese a la igualdad con los discretos brasileños- una prueba de templanza y de coraje para cambiar una historia negativa.

Es que nunca había pasado, esto de sumar un magro empate en las primeras dos presentaciones. No se pudo vencer a Brasil, pero se mejoró claramente en el ánimo para atacarlos y en generarles riesgos. El empate dejó cierta frustración, pero lo que vino después sirvió para poner las cosas en su lugar: Argentina debió haber superado por dos o tres goles a Colombia. Le tiró encima a los temerosos hombres de camiseta amarilla una garra, un coraje para buscar con paciencia y categoría, con prolijidad y profundidad, las rendijas para colar el gol o los goles necesarios.

Colombia volvió a fallar en el momento justo. No hizo nada más que ser un simple testigo de la iniciativa argentina: tuvo gruesos errores atrás, en el medio y adelante. Quizá Pekerman no lo planeó así, pero volvió a salirle un equipo lento, muy miedoso y sin esos toques de lujo que ni siquiera James Rodríguez pudo darle. Muy rápido, los locales se dieron cuenta de la amplia superioridad albiceleste.

En el equipo de Martino sobresalió Lucas Biblia, quien jugó su mejor partido desde que integral el seleccionado. Muy cerca suyo se lucieron Ever Banega, que dejó la displicencia en el vestuario. Ojalá sea para siempre. El Pocho Lavezzi fue un corredor con criterio y la tarea del flaco Di María nos emocionó a todos. Desperdició una chance clarísima en el primer tiempo, pero fue fundamental en sus arranques y su tremendo despliegue. Con ellos brilló Mascherano en el mediocampo, se afirmó la buena dupla central que han formado Otamendi y Funes Mori, hizo lo suyo Higuain, muy participativo.

En suma: la Argentina no tuvo casi puntos flojos. Por ahí algún error de cálculo de Chiquito Romero (uno en cada tiempo), ciertos problemas de Marcos Rojo en el inicio del partido con los desbordes por su sector y no mucho más. Hasta el cordobés Dybala entró afilado. Hizo un gol que le anularon mal y metió un tiro en el poste. Demostró que está en condiciones ideales para ser el nuevo delantero del equipo. Está listo y aclimatado.

En todo caso, quedó resuelto el dilema en los últimos dos partidos. La Argentina puede ser profunda, mantener la presión ofensiva y ser sólida defensivamente, sin la presencia de sus dos principales jugadores: Messi y Agüero. También puede ser variable en el planteo, replegándose un poco y saliendo muy rápido sin contar con Pastore, pero con un Banega dispuesta a demostrar su nueva faceta, algo que lo está haciendo lucirse en Sevilla y que Martino ha sabido usufructuar.

Párrafo aparte para el karma albiceleste con los laterales derechos. En cuatro partidos han pasado varios y las lesiones siguen. Zabaleta descartado, Roncaglia lesionado, Mercado también y Peruzzi como reemplazo final. Todos tienen características distintas, por más que se los pueda agrupar por sintonía fina a Peruzzi-Zabaleta por un lado y a Roncaglia-Mercado por el otro. No les pesó la camiseta, en ningún caso.

Encima, los resultados de las cuatro fechas demuestran que la caída ante Ecuador no termina siendo una sorpresa tan negativa, si tomamos en cuenta el rendimiento espectacular del cuadro que dirige Gustavo Quinteros y que ha logrado una distancia sideral del resto, entendiendo que sacó el 100% de los puntos y le quedan siete partidos de local. Si Ecuador, únicamente, ganara sus encuentros en Quito en lo que resta de las eliminatorias, la clasificación estaría asegurada. De acuerdo a los últimos mundiales, en Sudamérica se requieren entre 26 y 28 puntos para llegar a la Copa del Mundo: Ecuador tiene 12 en su bolsillo y sigue su marcha.

La Argentina dejó atrás el temor a cerrar el año con resultados negativos. Ahora la historia es distinta, el camino puede ser más sencillo y espera Marzo, con la visita a Santiago de Chile y el choque con el flojo cuadro boliviano. Ya con Messi, con Agüero, con Tevez y con los otros jugadores ausentes, volverá a dar la imagen de un equipo duro, talentoso, áspero y peligroso a la vez. Como debe ser.

DZ/sc

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Enrique Alejandro Fabbri (Caballito, Argentina, 1956) es un periodista deportivo especializado en fútbol, de larga trayectoria en los medios especialmente en la TV. Es uno de los periodistas con...